El tipo de queso noruego de moda puede prevenir el adelgazamiento de los huesos, muestra un nuevo estudio

El tipo de queso noruego de moda puede prevenir el adelgazamiento de los huesos, muestra un nuevo estudio

Coyau, licencia CCfoo

Solo una pequeña porción de Jarlsberg puede ayudar a detener el debilitamiento de los huesos sin aumentar el colesterol, según nuevos hallazgos.

Los investigadores dicen que los beneficios para la salud son exclusivos del producto lácteo nórdico y no se encuentran en otros tipos de queso.

Jarlsberg es un queso semiblando, dulce, con nueces y con agujeros que se elabora con leche de vaca.

Proviene de una ciudad del mismo nombre en el este de Noruega.

Los investigadores esperan que el queso pueda detener la osteoporosis y ayudar a prevenir la diabetes en el futuro, pero dicen que se necesita más investigación.

Investigaciones anteriores habían sugerido que aumenta los niveles de osteocalcina, una hormona que nos da huesos y dientes fuertes.

No estaba claro si este vínculo era específico del queso Jarlsberg o se aplicaba a todos los tipos de queso.

Para averiguarlo, los investigadores estudiaron a 66 mujeres sanas a las que se les dio un trozo de Jarlsberg de 0,12 libras (57 gramos) o una porción de queso Camembert de 50 gramos todos los días durante seis semanas.

RELACIONADO: Comer más queso puede explicar corazones más sanos en Francia

Los participantes eran todos sanos, de peso saludable y tenían una edad promedio de 33 años.

Posteriormente, se le dijo al grupo que había comido Camembert que comiera Jarlsberg durante seis semanas.

Ambos quesos tienen niveles similares de grasa y proteína, pero Jarlsberg también tiene un alto contenido de vitamina K2 mientras que Camembert no lo es.

Una forma de vitamina K2 se encuentra en productos animales como el hígado, mientras que otras provienen de bacterias y se encuentran en alimentos fermentados como el queso.

Se tomaron muestras de sangre de los participantes para verificar la presencia de proteínas importantes, osteocalcina y un péptido (PINP), que ayuda a que los huesos se renueven y se mantengan jóvenes.

Las muestras de sangre mostraron signos clave de renovación ósea y aumento de la vitamina K2 después de seis semanas entre las personas que comieron Jarlsberg.

RELACIONADO: 26 años de investigación demuestran que la salud cardiovascular no se ve afectada negativamente por la elección del queso

Entre las personas que comieron camembert, los niveles de PINP se mantuvieron igual, mientras que los de otros indicadores de salud ósea disminuyeron ligeramente.

Los niveles de PINP y de indicadores químicos y biológicos aumentaron significativamente después del traslado a Jarlsberg.

Las grasas en la sangre aumentaron ligeramente en ambos grupos, pero los niveles de colesterol se desplomaron en las personas una vez que cambiaron de Camembert a Jarlsberg.

La cantidad de glucosa en los glóbulos rojos disminuyó en un tres por ciento en las personas que comieron Jarlsberg, pero aumentó en un dos por ciento en las personas que consumieron Camembert.

Una vez que cambiamos a Jarlsberg, mis niveles de glucosa volvieron a bajar.

Los niveles de calcio y magnesio que pueden debilitar los huesos disminuyeron en las personas que comieron Jarlsberg, pero permanecieron sin cambios en las personas que comieron Camembert.

MIRA: 7 hábitos saludables pueden reducir casi a la mitad nuestro riesgo de morir por un derrame cerebral y protegernos del Alzheimer

Las bacterias en el queso producen la sustancia DNHA que estudios previos han sugerido que puede reducir el adelgazamiento de los huesos y aumentar la formación de huesos. Dicen que esto podría explicar el aumento de la osteocalcina.

“El consumo diario de queso Jarlsberg tiene un efecto positivo sobre la osteocalcina, otros indicadores del recambio óseo, la hemoglobina glicosilada y los lípidos”, dice el autor principal, el Dr. Helge Elnar Lundberg, del Centro Médico Skjetten en Noruega, cuyo estudio fue publicado en la revista BMJ nutrición, prevención y salud.

El profesor Sumatra Ray, director ejecutivo del NNEdPro Global Center for Nutrition and Health, copropietario de la revista, dijo: “Este estudio muestra que, si bien se sabe que el calcio y la vitamina D son extremadamente importantes para la salud ósea, hay otros factores importantes a jugar como la vitamina K2, que quizás no sea tan conocida.

“Diferentes métodos de preparación significan que existen diferencias clave en la composición nutricional del queso, que a menudo se ha considerado un alimento homogéneo en la investigación dietética hasta la fecha”.

Advirtió que este es un estudio pequeño en personas jóvenes y sanas (y) los resultados deben interpretarse con precaución, no deben considerarse una recomendación específica.

SALGA de la tabla de quesos y comparta las noticias con sus amigos en las redes sociales…

Contenido original


Leave a Reply

Your email address will not be published.